Algunos portales de noticias publicaron en estos días, que el desempleo subió y se situó en un 7,8%.

Por Lic. Ps. Fernanda Duga

Si te tocó estar entre esos números, no te desesperes: sé que estar sin empleo es una situación difícil, no solo por la parte económica, sino también emocional. Te comprendo, porque a mí también me pasó.

Pero no todo está perdido. En nuestros 10 mandamientos de hoy te tiramos piques para que vuelvas a trabajar:

  1. No asumirás ‘’trabajo’’ como sinónimo de ‘’empleo’’: en tiempos de recesión económica como estamos actualmente, las empresas desvinculan personal, más de lo que contratan. Lo mejor que podés hacer, es pensar alternativas, al trabajo en relación de dependencia a tiempo completo. ¿Por qué? porque la búsqueda de trabajo en esta modalidad es muy desgastante, un largo camino que depende de decisiones de otros, y no tuyas. Pensá en maneras alternativas de trabajar, vas a sentir que tenés las riendas de tu vida, y eso repercutirá positivamente en tu estado de ánimo.
  2. Cambiarás tus paradigmas y vencerás tus prejuicios: Bueno, para pensar maneras alternativas de trabajar, vas a tener que lidiar con algo muy difícil: vos mismo. Si tu creencia es que trabajar es ser empleado de una empresa, trabajar de lunes a viernes de 9 a 18hs y cobrar un sueldo a fin de mes, vas por mal camino de conseguir algo igual. Vas a tener que abrir tu cabeza y considerar trabajar fines de semana, en horarios poco habituales, o a tiempo parcial, o no en el cargo que habitualmente ocupabas, o en un emprendimiento propio. Salite de tu zona de confort, explorá posibilidades, hacé cosas distintas. Te vas a sorprender.  
  3. Tomarás tu crisis como tu oportunidad: sé franco contigo mismo: en ese trabajo en el que estabas, ¿en algún momento de enojo, de estrés y desgaste, no habías coqueteado con la posibilidad de dejarlo y hacer otra cosa? Pensando un poquito rebuscado, ¿a la postre no te hicieron un favor? Tomá tu crisis como tu oportunidad: J.K Rowling, la autora de Harry Potter, escribió la saga en un momento en el que estaba desempleada. Revirtió su situación de desempleo en algo productivo y que le generó ingresos. Es un tema de actitud, pensalo.
  4. Mantendrás la cabeza caliente, y el corazón frío: ojo que nadie dijo que nada de lo anteriormente dicho, ni de lo que se viene, sea sencillo. Pero como dice el dicho, lo que cuesta vale, y yo lo pienso también a la inversa: si es muy fácil, tampoco tiene mucho valor. Vas a mantener la cabeza caliente porque vas a tener que pelear con tus paradigmas, que estos momentos no te sirven; y pensar muchas ideas para salir adelante. Y el corazón frío, porque vas a tener que controlar y encauzar tus emociones para que te jueguen a favor.
  5. Procurarás tener una actitud positiva: siguiendo con las emociones, tené en cuenta que estar de cara larga o buscar dar lástima, no te va a ayudar conseguir un trabajo de nuevo, o lo que te propongas hacer como modalidad alternativa de trabajo. En las entrevistas laborales por ejemplo, aprovechá para destacar los diferenciales que tengas, que puedan aportar beneficios a la empresa contratante. Ninguna empresa te va a tomar porque necesites trabajar, así que no lo uses como argumento; las empresas no son ONGs, no contratan gente necesitada, sino que les pueda aportar un valor.
  6. No te sucucharás en tu casa, asistirás a reuniones, talleres, etc. : estar con otras personas que no sean tus familiares o conocidos, te ayudará a que tengas que ‘’ponerte la careta’’ de actitud positiva. Te obligará también a mantener una adecuada presencia, que no puedes descuidar, porque no sabes dónde o cuando pueden surgir las oportunidades de trabajo. Y generarás redes de contactos, que hoy en día son fundamentales, sea cual sea tu proyecto de trabajo.
  7. Destinarás un pequeño ingreso como inversión: está bien que las cuentas hay que pagarlas, pero siempre tratá de guardar una parte pequeña para invertir en aquello que te genere posibilidades de trabajo: para pagar charlas, talleres y actividades de networkig que hablamos en el párrafo anterior, comprar algo de ropa presentable para asistir a los mismos eventos, pagar internet y poder mandar CVs …
  8. Pensarás en emprender tus sueños, como una posibilidad válida: ¿hay algo que siempre te gustó hacer, pero no tenías el tiempo para dedicarle? ¿Hasta ahora trabajaste de lo que encontraste, pero no de lo que es tu verdadera vocación? Puede que ésta, sea tu oportunidad.
  9. No lograrás nada valioso en dos días: todas las cosas tienen su proceso. Nada que sea decente, legal, dentro de la moral y las buenas costumbres, y que se sustente en el tiempo, lo vas a lograr en dos días. No te dejes engañar con ‘’gane $30.000 por día´: algo turbio hay, te lo firmo donde quieras.
  10. Relativizá la situación: no tener trabajo es difícil, pero tiene solución. A otras personas les pasan cosas peores y que no se solucionan así como así. Tu trabajo es algo que hacés, no es lo que sos, no te define como persona. Así que arriba! Tenés mucho para hacer y para dar.